Contacta con nosotros

#HISTORIAS

BOB MARLEY Y BMW: UNA HISTORIA DE AMOR… PELÍN INTERESADO

El rey del reggae, Bob Marley, predicaba contra el cáncer del capitalismo… pero tenía un BMW.

Foto del avatar

Publicado

on

BOB MARLEY Y BMW: UNA HISTORIA DE AMOR... PELÍN INTERESADO
El 1602 fue el primer BMW que poseyó el rey del reggae

Un buen día como otro cualquiera en Jamaica, Bob Marley fue a visitar a su amigo Levy, que trabajaba en un concesionario de automóviles. Entre risas y humos de joints su amigo le aconsejó comprarse un BMW, a lo que el jamaicano, ya confirmado como estrella mundial de la música, preguntó por qué iba a tener interés en tener un coche que poco iba a utilizar. Pero su amigo dio en el clavo: “Bob, si te das cuenta, BMW son las iniciales de Bob Marley & The Wailers”. Ese día la Bavarian Motor Wagen pasó a formar parte de la idiosincrasia rastafari, quedando inmortalizada en aquélla famosa foto de Peter Simon, en la que el dios del reggae aparece sentado sobre el capó de un BMW 2002 Bavaria. Aunque no fue este su primer modelo de la firma alemana, pues antes se hizo, como bien cuenta la leyenda, con un BMW 1602 Saloon.

BOB MARLEY Y BMW: UNA HISTORIA DE AMOR... PELÍN INTERESADO
La famosa foto de Marley con su flamante BMW 2002 Bavaria

Esta es una de las muchas leyendas que se narran a través de los años acerca del cariño de Robert Nesta Marley por la marca alemana, alimentada también por la prensa sensacionalista, la Babilonia que para Bob representaba el capitalismo opresor, empeñada en sacar de contexto lo que tan solo fue un capricho, para convertirlo en un ataque frontal hacia su compromiso con el antisistema, al ser tachado de falso profeta por el simple hecho de tener un coche caro. Marley solía tener dos respuestas: “Un BMW no es el sistema” y “BMW significa Bob Marley & The Wailers”, seguramente con una sonrisa de este a oeste.

Bob Marley en su Volkswagen T1
Bob Marley en su Volkswagen T1

Resulta que Bob al final sí utilizó solo un par de veces el carísimo tesoro, ya que en seguida se dio cuenta de que toda la cacharrería que a él le gustaba llevar (amplis y compis, bafles e instrumentos…) no cabían en ese pedazo de berlina, además de resultar inútil en su barrio, el paraíso del barro. De esta forma, el 1602 quedó aparcado para los restos delante de la casa familiar, y Bob volvió a dar uso a su amada furgoneta Volkswagen Combi, que más tarde jubilaría para hacerse con otro carro mítico, el Land Rover Pick-Up Serie III de 1976, abandonado en la casa museo del artista y restaurado por la marca con motivo del 70 cumpleaños de la estrella del reggae. Por cierto, el BMW se lo quedó Rita, su mujer.

La restauración del Land Rover de Bob Marley, acelerada en el tiempo

Continuar leyendo
Clic para comentar

Escribe una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Copyright ©2023 Los libros no muerden S.L.