Contacta con nosotros

#MÚSICA + COCHES

LAS 100 CANCIONES MÁS CAÑERAS PARA CANTAR A GRITOS AL VOLANTE

¿Qué mejor momento para poner música cañera que a bordo de nuestro bólido? Aquí tenemos nada menos que 100 canciones que nos harán palpitar la gasolina de nuestras venas.

Foto del avatar

Publicado

on

Wayne's World
Los protagonistas de Wayne’s World (1992) cantando a voz en grito en el coche

Que levante la mano quién no haya cantado a voz en grito una o varias docenas de estas canciones, que aunque sobre gustos no hay nada escrito, bien podrían ser las 100 más cañeras de la historia.

Twist and shout (The Beatles, 1962)

La canción con la que John Lennon se dejó la garganta en la grabación… era de las pocas de los Beatles no compuesta por ninguno de los cuatro.


Born to run (Bruce Springsteen, 1975)

El clímax en los ya de por sí espectaculares conciertos del Boss, como se puede ver en este impresionante videoclip recopilatorio de varios de ellos.


Don’t stop me now (Queen, 1978)

Ni “Bohemian Rhapsody” ni “We will rock you” ni “We are the champions”. Para muchos, esta es la mejor canción de la banda de Freddie Mercury.


Girls just want to have fun (Cyndi Lauper, 1983)

Estética ochentera a tope (ojo al vestuario, la bisutería y el maquillaje), esta canción de Cyndi Lauper es todo un monumento a la alegría y el buen rollo.

publicidad libro RALLYE

Rock and Roll all nite (KISS, 1975)

El mayor éxito del cuarteto norteamericano, la banda más pintada (en blanco y negro) de la historia, y que suele cerrar sus impresionantes conciertos.


Sultans of Swing (Dire Straits, 1978)

El primer gran éxito de una de las bandas más exitosas de los 70 y 80, con la mítica guitarra de Mark Knopfler a tope. Y esta versión en directo, todavía mejor.


Running on empty (Jackson Browne, 1977)

Cantautor norteamericano afincado en España desde hace muchos años, esta canción es un himno a las duras giras de las bandas por los asfaltos de todo el mundo.


Born to be wild (Steppenwolf, 1968)

La banda californiana de los años 60 y 70 Steppenwolf firmaron esta canción, con la que se originó el heavy-metal, y que brilló en la película Easy Rider.


Free bird (Lynyrd Skynird, 1974)

Un tema que empieza muy tranqui, pero que “explota” en uno de los solos de guitarra más famosos de la historia. El mayor éxito de Lynyrd Skynird, junto a Sweet Home Alabama, la banda que sufrió en 1977 un accidente aéreo en el que murieron tres de sus miembros.


Fortunate son (Creedence Clearwater Revival, 1969)

Otro mito, la “Creedence” de John Fogerty, inició con esta canción el movimiento social contra la guerra de Vietnam, que estaba asesinando a toda una generación de jóvenes.


Paradise by the dashboard light (Meat Loaf, 1977)

La relación entre el orondo Meat Loaf y el compositor Jim Steinman dio fruto a uno de los mejores álbumes de la historia de la música, Bat out of Hell, una de cuyas canciones es este impresionante “tres en uno”, perfecto para alcanzar el clímax en un concierto.


Sweet child o’mine (Guns N’ Roses, 1988)

Primer número uno de la superbanda de Axl Rose y Slash, que dominaron el “glam hard rock” de los 80 y 90. Su solo de guitarra también está considerado entre los mejores de la historia.


Highway to Hell (AC/DC, 1979)

Y si hablamos de “caña musical” y de coches o carreteras, no podía faltar la Carretera al Infierno de la banda australiana AC/DC, los “reyes del heavy”.


Old time Rock and Roll (Bob Seger & The Silver Bullet Band, 1983)

Otra de las “canciones del siglo”, en el videoclip sobre estas líneas vemos un montaje de Heidi Klum, top model de las últimas décadas, con imágenes de la escena en que Tom Cruise inmortalizó este tema con su peculiar baile en la película Risky Business.


Livin’ on a prayer (Bon Jovi, 1986)

Otros rockeros de pelos tan largos como limpios e impolutos, Bon Jovi, la banda de Jon Bon Jovi, consiguió su segundo número uno consecutivo en 1986 con este tema, todo adrenalina, y que es uno de los más descargados de la historia de la música digital.


Ramblin’ man (The Allman Brothers Band, 1973)

Espectacular éxito de una banda que vivió dos tragedias en sus inicios. Dos de sus miembros, Duane Allman y Berry Oakley, habían muerto, encima de sus motos, en 1971 y 1972, antes de que el grupo alcanzase su mayor éxito tan solo un año después.


Layla (Derek and the Dominos, 1970)

Otra de las “mejores canciones de la historia”, escrita por Eric Clapton para expresar su “amor secreto” por Pattie, la mujer de su mejor amigo, el beatle George Harrison. Grabada con la banda fake Derek and the Dominos, fue un éxito a nivel mundial.


Beat it (Michael Jackson, 1983)

Michael Jackson nos regaló en 1983 el álbum que, casi 40 años después, sigue siendo el más vendido de la historia, Thriller. Y una de sus canciones, Beat it, puede ser sin duda la más cañera del “rey del Pop”.


Smells like teen spirit (Nirvana, 1991)

El grupo que lo rompió a principios de los 90, paradigma del grunge, fue Nirvana, liderado por Kurt Cobain, un genio que se pegó un tiro tres años después.


Smoke on the water (Deep Purple, 1972)

El riff más famoso de la historia de la música rock salió de la Fender Stratocaster de Ritchie Blackmore, guitarrista del grupo británico Deep Purple.


The final countdown (Europe, 1986)

Al más puro estilo Bon Jovi, con impresionantes melenas rizadas de varias horas de peluquería, los suecos Europe llevaron al número uno este himno de los 80.


Walking on sunshine (Katrina and the Waves, 1985)

Muchos conocen este poderoso tema de la banda angloestadounidense, pero pocos saben que Katrina & The Waves ganaron el Festival de Eurovisión de 1997.


Viva la vida (Coldplay, 2008)

Hagan lo que hagan en las próximas tres vidas, los británicos Coldplay serán recordados por esta poderosa canción… que habla del guillotinado rey Luis XVI de Francia.


Nowhere fast (Fire Inc., 1984)

Canción escrita por Jim Steinman (compositor de Meat Loaf) y cantada por el efímero grupo Fire Inc., para la banda sonora de la película/cómic Calles de fuego. En el video, vemos a la protagonista, Diane Lane, en la poderosa escena inicial de la película, interpretando (en playback) esta poderosa canción.


I’ll be there for you (The Rembrandts, 1995)

Nos resulta raro oír esta canción sin imaginarnos a Ross, Rachel, Chandler, Mónica, Joey y Phoebe dando saltos en una fuente. Y es que estamos ante la sintonía de una de las series más famosas de todos los tiempos, Friends.


Learn to fly (Foo Fighters, 1999)

La “reminiscencia” más valiosa de Nirvana, tras el suicidio de Kurt Cobain, es el grupo que formó su baterista, Dave Grohl, los Foo Fighters. El videoclip de Learn to fly cuenta con el cameo de Jack Black (School of Rock).


Basket case (Green Day, 1994)

El mayor éxito de la banda de neopunk Green Day trata sobre los ataques de ansiedad de su histriónico líder, Billie Joe Armstrong.


Lump (The Presidents of the United States of America, 1995)

La efímera banda de pomposo nombre The Presidents of the United States of America firmó su mayor éxito con esta canción, que te mueve de arriba a abajo.


It’s raining again (Supertramp, 1982)

Mira que tienen canciones sobresalientes los británicos Supertramp, pero si tenemos que elegir la más cañera, nos quedamos con una de las menos famosas.


Ni tú ni nadie (Alaska + Dinarama, 1984)

Comenzamos las canciones de la lista en español con uno de los himnos absolutos de la Movida madrileña, firmada por Alaska + Dinarama, y que muchos, casi 40 años después, la conocen como Mil campanas.


Vivir así es morir de amor (Camilo Sesto, 1978)

Palabras mayores. El ya fallecido Camilo Sesto fue el cantante número uno español de finales de los 70, y esta canción sigue siendo hoy un auténtico himno que muchos cantamos a voz en grito.


Livin’ thing (ELO, 1976)

La banda de Jeff Lynne, la Electric Light Orchestra, es otra de las referencias de la música de los 70 y los 80, y esta canción sin duda su mayor éxito.


Greased lightnin’ (John Travolta, 1978)

A finales de los años 70 el fenómeno Travolta/Grease sacudió el mundo. De las muchas canciones de la banda sonora de la película, esta es sin duda la que más nos hacía bailar, con un movimiento de brazo perfecto.


One way or another (Blondie, 1978)

Aquellos últimos 70 fueron los años de otro grupo mítico, Blondie, capitaneado por la sin par Deborah Harry. Esta poderosa canción ha aparecido en multitud de bandas sonoras del cine y la televisión, como El bar Coyote, Chicas malas, Los Simpson o El equipo A.


Cum on feel the noize (Slade, 1973)

Otro “one hit group” de los 70, los británicos Slade, fueron los primeros que alcanzaron el número uno a la vez en Europa y en USA desde el Get back de los Beatles.


London calling (The Clash, 1979)

El mayor éxito de la banda punk británica The Clash está considerado como una de las mejores canciones de todos los tiempos.


Roxanne (The Police, 1978)

No podía faltar “la Policía” en este Top100, y más con esta canción, dedicada a una prostituta ficticia que le vino a Sting a la cabeza cuando paseaba por el barrio rojo de París (cerca del Moulin Rouge), y vio a varias meretrices trabajando cerca de un teatro donde representaban Cyrano de Bergerac, cuya protagonista femenina se llama… Roxanne.


My Sharona (The Knack, 1979)

El sencillo de debut del grupo norteamericano The Knack es, por desgracia, su única canción que recordamos. Pero My Sharona siempre consigue “despertarnos”.


Band on the run (Wings, 1973)

Tras la separación de los Beatles, Paul McCartney no tardó en buscar a un par de músicos y, junto con su mujer, Linda, fundó Wings, cuyo mayor éxito fue este “banda en la carretera”.


Libre (Nino Bravo, 1972)

Si hablamos de Luis Manuel Ferri Llopis, muchos no sabrán quién es, pero todos seguimos conociendo y admirando la discografía de Nino Bravo, y eso que hace ya casi cuatro décadas que nos dejó, en 1973, en la desgraciada carretera, con tan solo 28 años.


Crocodile rock (Elton John, 1972)

Uno de los primeros grandes éxitos de Elton John le vino a la mente al excéntrico cantante británico cuando estaba de gira por Australia, tierra de cocodrilos. En el vídeo vemos la versión que se ofrece en la magnífica película biográfica Rocket Man.


You really got me (The Kinks, 1964)

Esta es la canción que llevó a la fama a los inconmensurables Kinks, contemporáneos de los Beatles, pero absolutamente diferentes a los de Liverpool.


Baba O’Rilley (The Who, 1971)

Otros contemporáneos de los Beatles, The Who, dieron un giro de 360 grados a su carrera con esta canción, pura música electrónica experimental en aquellos años.


Lust for life (Iggy Pop, 1977)

No, no es Jennifer Aniston, es Iggy Pop, como siempre sin camiseta, interpretando uno de sus mayores éxitos, escrito con otra leyenda de la música, David Bowie. En el videoclip vemos escenas de la película Trainspotting.


Modern love (David Bowie, 1983)

Y hablando del dios Bowie, podemos decir que su canción más movida es este “amor moderno”, perteneciente al álbum que supuso un (otro) giro en su carrera, Let’s dance.


Kozmic blues (Janis Joplin, 1969)

Janis Joplin, miembro destacado del “club de los 28” (cantantes que murieron a esa edad, como Jimi Hendrix, Jim Morrison o Amy Winehouse), interpretó esta canción en el mítico festival de Woodstock de 1969, un año antes de morir por una sobredosis de heroína.


Invisible touch (Genesis, 1986)

La “segunda vida” de Genesis, tras la etapa de Peter Gabriel, estuvo comandada desde la batería por Phil Collins, consiguiendo varios números uno como este.


Break on through (to the other side) (The Doors, 1967)

El primer single de los Doors apenas tuvo éxito, pero con el paso del tiempo, y con la muerte de Jim Morrison, se convirtió en el himno de toda una generación.


Like a Rolling Stone (Bob Dylan, 1965)

Un tema inspirado en un poema de Dylan escrito en una agotadora gira por Gran Bretaña en 1964 está considerado por la revista Rolling Stone como la mejor canción de la historia.


Another brick on the wall (Pink Floyd, 1979)

Otra de las canciones fundamentales de la música rock, es el tema más conocido del experimento musical que supuso The Wall, y trata sobre las duras normas que había en las escuelas británicas durante los años 50 del siglo pasado.


Our house (Madness, 1982)

Madness fue un grupo coral británico que tuvo gran éxito en los años 80, y en especial con este tema, en el que se describe el estilo de la vida familiar obrera en el Londres de la época Thatcher.


God save the Queen (Sex Pistols, 1977)

El “himno punk extraoficial” de Gran Bretaña es una de las canciones más polémicas de la historia por su claro ataque a la reina Isabel II. Los Sex Pistols intentaron cantarla en el aniversario de la reina en 1977 desde un barco en el río Támesis, en Londres, frente al parlamento británico, pero fueron detenidos.


American girl (Tom Petty and the Heartbreakers, 1976)

Otra canción que apenas tuvo éxito en el momento de su lanzamiento, pero que con el tiempo se ha convertido en todo un clásico. Aparece en muchas bandas sonoras, como, por ejemplo, El silencio de los corderos.


Sunday bloody Sunday (U2, 1983)

La contribución de U2 a este Top100 es una poderosa canción que narra los incidentes del “Domingo Sangriento” en Derry (Irlanda del Norte) en 1972, a propósito del conflicto entre el gobierno británico y el IRA, con resultado de 14 muertos.


Don’t get me wrong (Pretenders, 1986)

A fecha de hoy, esta canción es el mayor éxito en la carrera de The Pretenders, el grupo hecho a imagen y semejanza de su carismática líder, Chrissie Hynde. Y el videoclip, un homenaje a la serie televisiva británica de los años 60 Los vengadores.


Wake me up before you go go (Wham!, 19)

En 1984, George Michael era el mayor ídolo de las adolescentes de todo el mundo como la parte principal (como compositor, cantante y líder del dúo Wham!). Y número uno en todo el mundo con esta canción. Muy pocos años después, Michael enseñaría al mundo no solo su homosexualidad, sino que era uno de los mejores artistas británicos de las últimas décadas del siglo XX.


Be my baby (Vanessa Paradis, 1992)

La francesa Vanessa Paradis, con tan solo 20 años, era la “Lolita” oficial del pop mundial, y más si detrás tenía la “colaboración” de Lenny Kravitz, compositor de esta canción, que fue un éxito en todo el mundo.


Jump (Van Halen, 1984)

El único número uno en la carrera del grupo norteamericano Van Halen, compuesta por David Lee Roth, se llama Jump (Salta) porque está inspirada en alguien que se suicidó… tirándose desde una ventana.


Shiny happy people (R.E.M., 1991)

El inicio de la década de los 90 fue el gran momento del grupo norteamericano R.E.M., que en su álbum Out of Time nos obsequió con dos clásicos absolutos de la talla de Losing my Religion y este tema, uno de los más motivadores del pop-rock de todos los tiempos.


Always on my mind (Pet Shop Boys, 1987)

Ante todo, hay que recordar que esta canción es un clásico de 1972 popularizado por el “rey” Elvis Presley. Pero como aquí hablamos de canciones con marcha, nos decantamos por la versión que 15 años después realizó el dúo británico Pet Shop Boys.


Boys don’t cry (The Cure, 1979)

Robert Smith lleva 45 años paseando su cardado imposible por los escenarios de todo el mundo con su grupo, The Cure. Y su canción más famosa habla de un hombre que se quiere hacer el machote para recuperar a su chica. Porque, claro, “los chicos no lloran”.


Tainted love (Soft Cell, 1981)

Uno de los temas más famosos de la “Movida” británica de los años 80 es en realidad un versión de una canción de 1964 de Gloria Jones.


Summer of ’69 (Bryan Adams, 1984)

Bryan Adams, el “Springsteen canadiense”, vivió su mayor momento de éxito en los segundos 80 y primeros 90. Y sí, a los que tenéis la mente sucia y pensáis en “eso” cuando veis el número 69… en parte la canción va sobre “ello”.


Poison (Alice Cooper, 1989)

Alice Cooper es otro tarado que va de tarado en esto de la música, con una estética muy gótica, más pintado que una geisha y con una potente puesta en escena, como podemos ver en el videoclip de su mayor éxito.


Home Sweet Home (Mötley Crüe, 1985)

Otra banda del “glam metal”, con histriónica puesta en escena, fue Mötley Crüe, entre cuyos “logros” incluyó tener como batería a Tommy Lee, uno de los maridos del icono sexual de la época, la “vigilante de la playa” Pamela Anderson, cuyo vídeo robado en la luna de miel dio la vuelta al mundo… en VHS.


Don’t stop believin’ (Journey, 1981)

El típico ejemplo de una canción que nos encanta, que la hemos oído miles de veces, pero que muchos no saben de quién es obra. En este caso hablamos de Journey, el grupo estadounidense que revivió el éxito de esta canción al incluirla en el último capítulo de la mítica serie Los Soprano.


Come on Eileen (Dexys Midnight Runners, 1982)

Lo mismo que hemos dicho de Don’t stop believin’ vale para esta canción. En este caso hablamos de los británicos Dexys Midnight Runners, que llevaron a “Eileen” al número uno tanto en Gran Bretaña como en Estados Unidos.


I ran (A Flock of Seagulls, 1982)

Y seguimos con “one hit groups” con un grupo de Liverpool… que evidentemente no son los Beatles. El mayor éxito de A Flock of Seagulls, con un ligero éxito en su tiempo, se ha convertido en referente de una época. Como curiosidad, este tema fue ridiculizado en la película La La Land, en 2018.


Run to the hills (Iron Maiden, 1982)

La “versión británica” de AC/DC, Iron Maiden, tiene su Highway to Hell en esta canción, que habla nada menos que de la conquista de los indios norteamericanos por parte de los colonizadores ingleses, allá por el siglo XVIII. 


Waterloo (ABBA, 1974)

Mira que ABBA tiene canciones impresionantes, con gran variedad de registros a lo largo de más de una década de carrera, pero la más recordada sigue siendo la que presentó al mundo al cuarteto sueco con su triunfo en el Festival de Eurovisión de 1974. La derrota de Napoleón “vende” muy bien.


Go your own way (Fleetwood Mac, 1976)

La banda anglonorteamericana Fleetwood Mac escribió buena parte de la historia de la música en los 70 y los 80. Esta canción habla además de la ruptura sentimental de dos de sus miembros más destacados: Lindsay Buckingham y Stevie Nicks.


Material girl (Madonna, 1985)

1985 fue el gran año de Madonna con su segundo álbum, Like a virgin. Su segundo single, Material girl, triunfó especialmente por su espectacular videoclip, en el que la futura “reina del pop” homenajeaba al Diamonds are a girl’s best friend de Marilyn Monroe en la película Los caballeros las prefieren rubias (1953).


(I can’t get no) Satisfaction (The Rolling Stones, 1965)

La aportación de los Stones a este Top100 es uno de sus himnos más recurrentes, el primer single de la “otra banda británica de los sesenta” que alcanzó el número uno en Estados Unidos y convirtió a los chicos de Mick Jagger en fenómeno mundial.


Whole lotta love (Led Zeppelin, 1969)

Y seguimos con bandas míticas británicas de los 70 y los 80. Una de las canciones de referencia de Led Zeppelin, con uno de los mejores riffs de guitarra de la historia, ocupa el puesto 75º de las “500 mejores canciones de la historia” de la revista Rolling Stone.


The house of the rising sun (The Animals, 1964)

Una canción folclórica de la América profunda del Sur de los años 30se convirtió en un éxito mundial gracias a la versión del grupo británico The Animals, con Eric Burdon a la cabeza.


No controles (Olé Olé, 1983)

En una España en que la Movida madrileña empezaba a ocupar las primeras planas de la cultura, especialmente la musical, había “otra música”, más amable y comercial, representada por el gran éxito del grupo Olé Olé, en la etapa de su primera vocalista, Vicky Larraz (luego llegaría Marta Sánchez). Su mayor éxito fue sin duda No controles, compuesta por Nacho Cano, de Mecano.


Respect (Aretha Franklin, 1967)

Aunque Respect es mundialmente conocida como la canción más emblemática de la “reina del soul”, Aretha Franklin, fue escrita e interpretada tan solo dos años antes por otro “monstruo” de la música negra de los sesenta, Otis Redding.


Maneras de vivir (Leño, 1981)

Paralelamente a la Movida madrileña, mucho más pija y subterránea, nació el “rock urbano”, cuyo máximo exponente fue el trío Leño, con Rosendo Mercado a la cabeza, y que grabaron en directo uno de los himnos del rock español de los 80.


Johnny B. Goode (Chuck Berry, 1958)

Aunque Elvis sea el “Rey”, Chuck Berry fue sin duda el “Profeta” del rock, y el autor e intérprete de varios de los himnos del género en sus primeros años. Y su canción más conocida a nivel mundial es sin duda Johnny B. Goode.


Sin documentos (Los Rodríguez, 1993)

Los Rodríguez fueron un grupo hispano-argentino “heredero” de Tequila, y liderado por Andrés Calamaro y Ariel Rot. Su segundo álbum, Sin documentos, fue su disco de mayor éxito, y su single homónimo sigue siendo hoy una canción muy presente en todos los garitos.


Insurrección (El Último de la Fila, 1986)

Una buena aportación de Cataluña a la Movida ochentera fue el dúo El Último de la Fila, formado por Manolo García y Quimi Portet. Su mayor éxito es esta reivindicativa canción, de poco más de dos minutos de duración, que expresa las quejas del dúo hacia su compañía discográfica por sus injustas condiciones contractuales. Y el videoclip pertenece a otro mito televisivo de la Movida: La Bola de Cristal.


Don’t look back on anger (Oasis, 1996)

La banda de los hermanos Gallagher, Oasis, los llamados “segundos Beatles”, cuentan como uno de sus mayores éxitos, junto a Wonderwall, con este tema, que se utilizó como himno en Mánchester, ciudad natal de Oasis, tras el atentado en un concierto de Ariana Grande que dejó 22 muertos el 22 de mayo de 2017.


Alright (Supergrass, 1995)

Otro “one hit group”, los jóvenes británicos Supergrass, consiguieron su único éxito con este alegre tema, considerado como el “himno adolescente de buena fe”.


Burning love (Elvis Presley, 1972)

Que sí, que Elvis es el “Rey” y tiene canciones míticas con mucha marcha rockera. Pero nos quedamos para esta clasificación con Burning love, uno de los éxitos de su etapa de “Elvis gordo”, y de hecho fue el último tema del de Memphis que entró en el Top10 en Estados Unidos.


Surfin U.S.A. (The Beach Boys, 1963)

Inspirada en la canción de Chuck Berry Sweet Little Sixteen, Surfin U.S.A. fue el primer gran éxito de los “chicos de la playa”, la versión norteamericana del arrollador éxito mundial de los Beatles.


Al calor del amor en un bar (Gabinete Caligari, 1986)

Otro himno de la Movida madrileña, Gabinete Caligari, liderado por Jaime Urrutia, combinó a la perfección un género tan cañí como el pasodoble con el pop para conseguir un éxito redondo, el más recordado del trío madrileño. Su videoclip fue también estrenado en La Bola de Cristal.


I feel love (Donna Summer, 1977)

Muchos “semiveteranos” reconocerán en la melodía de esta canción de Donna Summer la sintonía del mítico programa de Televisión Española de los sábados por la noche Informe Semanal.


Yes Sir, I can boogie (Báccara, 1977)

Pura estética kitsch, Yes sir, I can boogie es el mayor éxito del dúo formado por las bailarinas de flamenco Mayte Mateos y María Mendiola, las Baccara, que cantando en inglés lograron un gran éxito a nivel mundial, vendiendo más de 18 millones de discos sencillos


Uptown girl (Billy Joel, 1983)

El “hombre del piano”, Billy Joel, vivió uno de los momentos más altos de su popularidad al inicio de los años 80 con su álbum An innocent man. Su canción Uptown girl es desde entonces uno de sus temas más recordados. La chica del videoclip es la top-model de la época Christie Brinkley, por aquel entonces esposa de Joel.


Take it easy (Eagles, 1972)

La segunda canción más famosa de los Eagles, tras el Hotel California es esta maravilla, escrita por el líder de la banda californiana, Glenn Frey, junto a Jackson Browne (Running on empty en este Top100), y hace referencia a una avería que tuvo Browne en su coche cuando se dirigía a actuar en Flagstaff, mítica parada de la Ruta 66 en Arizona.


Salta!!! (Tequila, 1981)

Antes de la llegada de la Movida madrileña, el rock español tenía sus máximos referentes en Miguel Ríos y en la banda hispanoargentina Tequila. Salta!!! fue el último gran éxito de la banda, liderada por Alejo Stivel y Ariel Rot (Los Rodríguez).


Entre dos tierras (Héroes del Silencio, 1990)

Tras los impresionantes años 80 en la música española, los 90 empezaron fuerte con una banda que llegaba de Zaragoza, Héroes del Silencio. Entre dos tierras fue el tema que lanzó definitivamente al grupo de Enrique Bunbury


All along the watchtower (Jimi Hendrix, 1968)

Aunque hablamos de una canción (otra) de Bob Dylan, All along the watchtower ha pasado a la historia por la versión del considerado mejor guitarrista de la historia, Jimi Hendrix.


Great balls of fire (Jerry Lee Lewis, 1957)

Uno de los mayores “bad boys” de la primera música rock fue sin duda Jerry Lee Lewis, que alcanzó su mayor éxito con esta canción. En el vídeo vemos la mítica actuación en que Lewis quema su piano, en una escena de la película Gran bola de fuego (1989).


Could you be loved (Bob Marley & the Wailers, 1980)

La mayor leyenda del reggae firmó la que hoy es su canción más conocida tan solo un año antes de morir de cáncer.


Enamorado de la moda juvenil (Radio Futura, 1980)

Uno de los génesis de la Movida madrileña fue la canción con la que debutaron Radio Futura, el grupo de Santiago Auserón, en su primer álbum, Música moderna.


Volando voy (Camarón de la Isla, 1979)

Kiko Veneno firma como compositor el mayor éxito de la más grande leyenda del flamenco, Camarón de la Isla, perteneciente a su álbum La leyenda del tiempo.


Las chicas son guerreras (Coz, 1981)

Coz fue un grupo de rock urbano madrileño, “cantera” de bandas como Leño o Barón Rojo, que obtuvieron un gran éxito en 1981 con esta canción, un himno absoluto de la “PreMovida” madrileña.


Eloise (Tino Casal, 1987)

Tino Casal fue uno de los iconos de la Movida madrileña, y se puede decir que la cima de su histrionismo, personal y musical, fue la versión de Eloise, una canción de 1968 del francés Barry Ryan


Déjame (Los Secretos, 1980)

Y terminamos con la canción que para muchos “fundó” la Movida madrileña, el Déjame de Los Secretos, un himno que sigue siendo cantado por varias generaciones.

Miguel Ángel Linares
Miguel Ángel Linares

Continuar leyendo
Clic para comentar

Escribe una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Copyright ©2023 Los libros no muerden S.L.