Contacta con nosotros

#HISTORIAS

LOS COCHES OLVIDADOS EN LAS CATACUMBAS DE NÁPOLES

La Galleria Borbonica, con su singular cementerio de coches, se ha convertido en una de las principales atracciones turísticas de la ciudad itliana.

Foto del avatar

Publicado

on

Galleria Borbonica Nápoles
La Galleria Borbonica de Nápoles, cuando la historia te abofetea en la cara

En el corazón de Nápoles, justo debajo de la Piazza del Plebiscito y del bullicio caótico del tráfico de las calles empedradas de alrededor, hallamos un entramado de túneles convertido en una cápsula del tiempo. Lo mandó construir Fernando II de Borbón en 1853 y pasó de refugio antiaéreo durante la II Guerra Mundial a almacén de vehículos entre los 50 y los 70.

La Galleria Borbonica es un espectacular complejo de túneles subterráneos a más de 500 metros de profundidad que encierra en su interior un singular cementerio de coches. Vehículos clásicos de los años 30, 40 y 50 comparten espacio con ruinas y escombros, y aunque su estado hace difícil identificarlos hay Fiat 508, Plymouth de 1942, motocicletas con sidecar y decenas de Vespa.

De las cuatro rutas que ofrece la visita, el Tour estándar es el que recorre los refugios antiaéreos y la exposición de los coches vintage.

Almacén de vehículos de contrabando

La procedencia de los vehículos es diversa. A principios de los años 30 del siglo pasado los túneles fueron utilizados como almacén de vehículos de contrabando, que hoy se exhiben tal y como fueron almacenados. Durante la II Guerra Mundial, y en los años posteriores, en las galerías subterráneas llegaron a vivir entre 5.000 y 10.000 napolitanos a lo largo de sus más de 200 cuevas. A partir de los años 50 se usaron como Depósito Municipal y sirvió para almacenar gran parte de lo extraído en los escombros causados por los bombardeos y todo lo recuperado de derrumbes, desalojos y decomisos, incluidos vehículos, hasta que los subterráneos acabaron derivando en un vertedero y fueron sellados y abandonados en los 70.

Unas obras para el acondicionamiento de una línea de tranvía en los 80 dejó al descubierto su entrada y en 2005 se iniciaron las obras de recuperación y acondicionamiento del espacio.

publicidad libro RALLYE

Esta obra maestra de la ingeniería civil, diseñada por el arquitecto Errico Alvino en 1853 como ruta segura de escape para el monarca en caso de disturbios –y que conecta con el sistema de acueductos y cisternas construido en el siglo XVII por el aristócrata Cesare Carmignano–, se ha convertido en una de las principales atracciones turísticas de la ciudad, y acaba de ser nominada como ‘Mejor sitio de interés de Italia’ por Tiquets, la plataforma de reservas en línea para sitios turísticos.

Mabel Figueruelo
Mabel Figueruelo

Continuar leyendo
Clic para comentar

Escribe una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Copyright ©2023 Los libros no muerden S.L.