Contacta con nosotros

#VIAJES Y RUTAS

MAS d’AZIL, LA CARRETERA QUE CONDUCE A LA PREHISTORIA

La región de Ariège, a los pies del Pirineo francés, contiene un puñado de rutas perfectas para recorrer en coche. La carretera D119, además, esconde una sorpresa: la única cueva natural de Europa atravesada por una carretera: Mas d’Azil.

Foto del avatar

Publicado

on

Carretera cueva Mas d'Azil Francia
La espectacular entrada a la cueva

El departamento de Ariège, en los Midi-Pyrénées, no está entre las regiones más conocidas y turísticas de Francia, pero reúne en una zona no muy extensa la mejor experiencia de naturaleza del país, lo que la convierte en un paraíso para recorrer en coche, moto o caravana.

Ariège, que limita con Andorra y el Pirineo de Lleida, es una joya paisajística y un remanso de paz ajeno a la masificación turística. Está surcada por carreteras panorámicas ondulantes entre pueblos cargados de historia, con el imponente telón de fondo de los Pirineos.

El 40% de su territorio, que apenas supera los 100 kilómetros de este a oeste, está ocupada por el Parque Natural Regional de los Pirineos de Ariège, surcado por vías panorámicas. Una zona perfecta para disfrutar del placer de conducir y del paisaje por dos zonas diferenciadas: el sur, las laderas de los Pirineos, con algunas de las carreteras de alta montaña más bellas de Francia (algunas famosas por el paso del Tour); y la zona central y norte, de carreteras suaves pero sinuosas que atraviesan valles y colinas.

En el corazón de la región, Le Mas d’Azil es un campamento base perfecto para disfrutar los atractivos de la zona: cuevas, lagos, cascadas, pueblos pintorescos, castillos medievales, ríos subterráneos navegables, cuevas prehistóricas y dólmenes, en un radio de apenas 50 kilómetros a la redonda.

Carretera cueva Mas d'Azil Francia
Cruzar e coche la cueva de Mas d’Azil, toda una experiencia

Cueva natural atravesada por una carretera

De las experiencias al volante que brinda la zona, cruzar la cueva de Mas d’Azil (a un kilómetro al sur de la población del mismo nombre), es la más impresionante. Es la única cueva natural atravesada por una carretera, la D119, que transcurre en paralelo al río Azil, que ha horadado la cavidad a lo largo de miles de años.

La majestuosa boca de entrada sur, de 70 metros de altura, parece anunciar un viaje al centro de la tierra, pero en realidad es un viaje en el tiempo, directo a la Prehistoria. La cueva Mas d’Azil, ocupada desde la Prehistoria, es uno de los yacimientos arqueológicos más importantes de Europa por la riqueza de sus hallazgos (huesos de mamut, oso de las cavernas, rinoceronte lanudo). Y en el siglo III fue lugar de refugio y oración de los cátaros.

La entrada al interior de la gruta se encuentra a la mitad de los 500 metros atravesados por la carretera, pero no es posible aparcar en la cueva, hay que hacerlo en las áreas de aparcamiento habilitadas en los dos extremos. Una pasarela discurre hasta la entrada de la cueva y su centro de interpretación. En el pueblo, el Museo de la Prehistoria, contiene alguno de los hallazgos de la cueva.

Mabel Figueruelo
Mabel Figueruelo

Continuar leyendo
Clic para comentar

Escribe una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

publicidad libro SATÁN EN EL JARDÍN DE LAS DELICIAS

Copyright ©2023 Los libros no muerden S.L.