Contacta con nosotros

#CINE + COCHES

40 ESCENAS DE CINE CON COCHES (SIN PERSECUCIONES) QUE MERECIERON EL OSCAR

Con motivo de la 94ª ceremonia de entrega de los Premios de la Academia de Hollywood, los famosos Oscar, nos vamos al cine para disfrutar con 40 de las mejores escenas en un coche que no son persecuciones de la historia del Séptimo Arte.

Foto del avatar

Publicado

on

DeLorean DMC 12 Back to the Future
El DeLorean AMC 12 de 1982, la máquina del tiempo más famosa del cine

En el siglo y pico de la historia del cine muchos han sido los coches que han sido protagonistas, principales o secundarios, de muchas de las mejores películas del Séptimo Arte. Pero los automóviles de cuatro ruedas casi siempre han estado ‘encasillados’ en papeles de persecución entre ellos. Por ello, queremos reivindicar el papel de los coches en escenas en las que la acción no es protagonista, y aquí traemos las, en nuestra modesta y humilde opinión, 40 principales escenas sobre ruedas. A disfrutarlas.


¡ÁTAME! (1990): síndrome de Estocolmo en un Ibiza

Controvertida película de Almodóvar en la que Victoria Abril se enamora de su secuestrador, Antonio Banderas. En la escena final, la pareja, junto a Loles León, cantan a gritos el famoso “Resistiré” del Dúo Dinámico a bordo de un SEAT Ibiza de 1989.


AIRBAG (1997): la filosófica Guardia Civil

Surrealista escena de la muy surrealista y exitosa película de Juanma Bajo Ulloa. Unos guardias civiles ‘diferentes’ paran en plena carreteras al Volvo 850 de 1996, con la mítica banda blanca del Ford Torino de ‘Starsky & Hutch”.


ANTES DEL ATARDECER (2004): ponerse al día en la precuela de un Cabify

Jesse y Celine (Ethan Hawke y Julie Delpy) se encuentran nueve años después de enamorarse en “Antes del Amanecer”, y se ponen al día en profundidad en un Peugeot 807 que tiene que llevarle a él al aeropuerto.


ATRAPADO EN EL TIEMPO (1993): con la marmota a cuestas

Bill Murray revive el mismo día una y otra vez, con viaje incluido para solucionarlo a bordo de una Chevrolet C-10 en compañía de la célebre marmota Phil, la que predice si el invierno será más o menos largo.

publicidad libro RALLYE


CHITTY CHITTY BANG BANG (1968): solo falta Mary Poppins

Protagonizada por Dick Van Dyke, el Bert de “Mary Poppins”, el modelo volador es un Allan Mann Chitty Chitty Bang Bang, del cual se hicieron tan solo seis unidades para el rodaje del musical.


CON LA MUERTE EN LOS TALONES (1959): si bebes, no conduzcas

Cary Grant, a quien han ‘cocido’ a conciencia, lucha absolutamente borracho por su vida al volante de un Mercedes 220 SE del 59 por estrechas carreteras sobre acantilados.


CRASH (1996): preocupantes taras mentales

En una de las películas más surrealistas, desagradables pero fascinantes películas con coches, James Spader provoca el accidente del Mazda MX-5 Miata de 1990 en el que viaja Deborah Kara Unger para dar rienda suelta a su enfermedad: la sinforofilia (excitación sexual con las víctimas de accidentes de tráfico).


DESAYUNO CON DIAMANTES (1961): un taxi, un gato… y Audrey

Escena final de la mítica película de Blake Edwards, basada en la novela de Truman Capote, en la que Audrey Hepburn se deshace de su gato y de su novio, George Peppard, a bordo de un neoyorquino taxi Chevrolet Bel Air del 58, para un minuto después arrepentirse y recuperar a ambos.


EL PADRINO (1972): la muerte de Apollonia

Terrible escena en la que el Alfa Romeo 6C 2500 Sport Freccia d’Oro de 1947, conducido por Apollonia (Simonetta Stefanelli), la reciente esposa de Michael Corleone, de exilio en Sicilia, explota en un atentado contra la vida del personaje de Al Pacino.


EL PADRINO: la muerte de Sonny

Por si la muerte de Apollonia nos había parecido poco, más adelante asistimos al multitiroteo contra Sonny Corleone (James Caan), hijo mayor de don Vito, a bordo de su Lincoln Continental del 41 en un peaje.


EL RESPLANDOR (1980): inicial paseo por las Rocosas

Oníricas imágenes con impresionantes tomas cenitales (maestro Kubrick) en el que vemos el Volkswagen Beetle del 73 de la familia Torrance (Jack, Wendy y Danny) se adentran en el infierno blanco de las Montañas Rocosas hacia el hotel Overlook, que guardarán en el duro invierno, y donde Jack (Nicholson) hará muchos ‘amigos’.


ESENCIA DE MUJER (1992): conducir a ciegas

Manda narices que tras tantos Padrinos y otros grandes papeles, Al Pacino solo ganara el Oscar por esta película, en la que conduce un Ferrari Mondial t Cabriolet ante el acojone de Chris O’Donnell por el ‘pequeño’ detalle… de que Pacino interpreta a un militar retirado invidente.


FERRARI (2023): la muerte de Alfonso de Portago

Lo mejor de esta fallida película es, entre otras escenas de acción, la recreación de la muerte de Alfonso de Portago, primer piloto español en la Scuderia, a bordo del Ferrari 335 S Replica Spyder del 57.


GRANUJAS A TODO RITMO (1980): ese puente que se abre

Mito del cine y de la música, “The Blues Brothers” (Dan Akroyd y John Belushi) hacen de los suyas en un coche patrulla Dodge Monaco de 1974, por ejemplo saltarse este puente en plena apertura.


GREASE (1978): “Greased Lightning”

Hasta tres escenas míticas con coches en el no menos icónico musical juvenil. El primero, Travolta y su banda cantando “Greased Lightning” mientras tunean un Ford Super De Luxe del 46. Al final de la película veremos a Danny y a Sandy volar al cielo en este coche.


GREASE (1978): el ‘compromiso’ en el drive-in

Aunque Danny (Travolta) se las ve muy felices tras regalar a Sandy (Olivia Newton-John) un anillo de presunto compromiso, y así poder pasar de la ‘teoría’ a la ‘práctica’ en su Dodge Wayfarer de 1948, la mojigata Sandy le deja plantado en el drive-in.


GREASE (1978): la carrera del Canal

El penúltimo clímax de “Grease”, antes de la fiesta de fin de curso en el instituto, es la Carrera del Canal (Thunder Road). Danny, que sustituye a última hora a su amigo Kenickie (Jeff Conaway), gana contra pronóstico al Mercury Convertible del 49 de Leo ‘Cara de Cráter’ (Dennis Stewart) a bordo de su Ford Convertible del 48.


KILL BILL (Vol. 1) (2003): el despertar de los pies de Uma

En la sin par epopeya samurái de Quentin Tarantino, la ‘Novia’ Uma Thurman pasa unas cuantas horas a bordo de una pick-up Chevrolet C-2500 de 2000, bautizada ‘Pussy Wagon’ (me resisto a traducirlo al español), hasta que sus piernas despiertan de un coma de cinco años.


KILL BILL (Vol. 2) (2004): “I’m going to kill Bill”

Tras matar a unos cientos en la primera parte, Uma Thurman comienza la segunda parte de “Kill Bill” relatando lo que piensa hacer con David Carradine a bordo de un Volkswagen Karmann Ghia Convertible del 73 (con el que por cierto sufrió un leve accidente durante el rodaje).


LA GRAN FAMILIA (1962): vamos de paseo (pi pi pí) en un coche feo

La familia Alonso (padre, madre, 15 hijos, el abuelo y el padrino-búfalo) se disponen a salir de vacaciones a la Costa Dorada en su DKW-IMOSA F89L de 1955 para regocijo y descanso de sus pobres vecinos.


LA LA LAND (2016): así es como empieza un gran musical

Nada mejor que interpretar un número musical colectivo (“Another day of sun”) si estás atrapado en uno de los inmensos y frecuentes atascos en el área de Los Ángeles (California). Entre los coches atrapados, el Toyota Prius II 2004 de Mia (Emma Stone, interpretación de Oscar) y el Buick Riviera Convertible ASC del 82 de Seb (Ryan Gosling).


LA LEY DEL SILENCIO (1954): la Mafia en el asiento trasero

Esta obra maestra del soplón Elia Kazan (se chivó de medio Hollywood en la Caza de Brujas ‘comunistas’ del senador McCarthy), que ganó ocho Oscars, tiene su mejor escena dentro de un Chevrolet del 54, cuando el matón Rod Steiger intenta convencer a su hermano, Marlon Brando, de que no delate las prácticas mafiosas en los muelles de Nueva York.


LAS CHICAS DE LA CRUZ ROJA (1958): cantando por la Gran Vía

A finales de los años cincuenta la España inmersa en plena dictadura franquista anhelaba abrirse al exterior, y para ello había que dar una imagen de felicidad plena, a pesar de todo. Y así nació esta película, en la que cuatro jóvenes de distinta extracción social (Luz Márquez como Julia; Conchita Velasco como Paloma; Mabel Karr como Isabel y Katia Loritz como Marion) aparecen felices cantando a bordo de un Mercedes-Benz 190 SL Roadster en plena Gran Vía madrileña felices con sus huchas para recoger donativos en el Día de la Banderita en beneficio de la Cruz Roja. Muy bonito.


MUJERES AL BORDE DE UN ATAQUE DE NERVIOS (1988): el Mambotaxi

Una de las mejores escenas de la premiadísima película de Pedro Almodóvar es cuando Pepa (Carmen Maura) es recogida por el gran Willy Montesinos en su taxi Peugeot 505 transformado en un ‘Mambotaxi’ con toda suerte de comodidades para que el viaje del pasajero sea lo más placentero posible. Solo le falta colirio para los llorosos ojos de la pobre Lola, cosa que el taxista habrá solucionado en su siguiente viaje juntos.


NOTTING HILL (1999): tramo de rally por Londres

Cumbre de la comedia romántica de los noventa, la londinense película de la reina del género, Julia Roberts, incluye un tramo de rally por pleno centro de Londres a bordo de un Peugeot 406 State GLX en el que el chico, Hugh Grant, corre con sus amigos para evitar perder a la chica, la estrella de cine que siente debilidad por la ‘gente normal’.


PARQUE JURÁSICO (1993): con vaso de agua detector de T-Rex

La mejor escena del blockbuster de Steven Spielberg de turno es esta en la que los visitantes VIP del parque de atracciones con dinosaurios se ven atacados, a bordo de sus muy cuquis Ford Explorer del 92, por nada menos que un Tiranosaurio Rex, a quien ‘detectan’ porque el vaso de agua del salpicadero tiembla a cada pisada del extinto y malísimo gigante.


PEQUEÑA MISS SUNSHINE (2006): road-movie familiar y tragicómica

Maravillosa road-movie en que toda una familia muy venida a menos recorre las interminables rectas de la América profunda a bordo de su Volkswagen Bus T2 del 78 para que la niña tenga su minuto de gloria con su ‘singular’ actuación en un concursucho de los típicos por esos lares.


PRETTY WOMAN (1989): la prostituta que sabía conducir un Lotus

De nuevo Julia Roberts rompiendo taquillas (y tardes de Telecinco 30 años después), una prostituta realmente maja que le enseña a un megamillonario Richard Gere cómo se conduce un coche con transmisión manual. Uno ‘normalito’, un Lotus Esprit SE del 90.


PULP FICTION (1994): a Travolta se le escapa un tirito

En la que podría calificarse como mejor escena de esta galería, Samuel L. Jackson y John Travolta son dos matones de la Mafia de L.A. que van haciendo sus trabajitos al ritmo de los versículos bíblicos de Jackson. Pero es Travolta el que, por accidente, le pega un tiro en la cara al pobre chico que llevan secuestrado en el asiento trasero de su Chevrolet Nova del 74. Pero que quede claro que él no quería, ¿eh? El Señor Lobo espera para sacarles del problema.


REGRESO AL FUTURO (1985): mete quinta hasta el pasado (o el futuro)

En 1985 hubo un modelo, el único de su marca, que se sentó en el trono de mejor coche de la historia del cine, lugar que aún ocupa. Y es que el DeLorean DMC-12 de 1982 se convirtió en ese momento, gracias a la trilogía de Robert Zemeckis protagonizada por Michael J. Fox y Christopher Lloyd, en la máquina de viajar por el tiempo, en ambos sentidos, más efectiva de la historia. Ay si H.G. Wells, autor de “La máquina del tiempo”, levantara la cabeza…


RUSH (2013): una forma de ligar muy ‘rápida’

Esta película, que retrata a la perfección la peculiar relación entre Niki Lauda y James Hunt en aquel mítico Mundial de F1 de 1976, tiene su mejor escena en aquella en la que un Lauda con el cutis aún terso conoce y seduce a la que será su esposa dándola una lección de conducción campestre al volante de un Lancia 200 Berlina 1982


SE7EN (1995): confesiones desde el asiento trasero

Aunque está clara cuál es la escena más brutal de esta película, tampoco está mal este viajecito en un Chevrolet Caprice 9C1 del 87 que Morgan Freeman y Brad Pitt comparten con un tarado integral en el asiento trasero, el asesino psicópata interpretado por Kevin Spacey.


SOR CITROËN (1967): van como locas

Quizá el mayor mito del cine español en lo que a coches se refiere es esta película del casposillo cine español de los años sesenta (con honrosas excepciones), con las manos de la enorme Gracita Morales, con un pedazo de hábito, al volante de un Citroën 2CV del 66.


THELMA & LOUISE (1991): justicia poética ante el asco nauseabundo

La mejor road-movie de las últimas décadas, en la que Thelma Geena Davis y Louise Susan Sarandon viajan salvajes hasta el trágico final en un precioso Ford Thunderbird verde del 66, Y aunque del final en el Gran Cañón hemos hablado muchas veces, no es menos brutal esta escena en la que las dos forajidas dan buena cuenta del machirulismo hecho cerdo del camionero que no ha parado de decirles ‘lindezas’.


TITANIC (1997): subidón antes del bajonazo

Todos sabíamos cómo terminaba el blockbuster de James Cameron antes de su estreno, pero nos cogió por sorpresa que el mayor ‘subidón’ de Jack Leo DiCaprio y Rose Kate Winslet tuviera lugar a bordo de una preciosidad llamada Renault 35CV de 1912, dos años antes del hundimiento.


TORRENTE, EL BRAZO TONTO DE LA LEY (1998): apatrullando la ciudad

Otro clásico en revistadelmotor.es y en nuestro programa de radio hermano Vuelta Rápida GT. El Fary a tope como música de cámara del gran José Luis Torrente mientras ‘apatrulla’ la ciudad a bordo de su SEAT 1430 1972 con la imprescindible pegatina de Penélope.


TRAINING DAY (2001): aula de cómo ser un poli malo

Denzel Washington ganó su segundo Oscar interpretando a un poli malo malísimo que da lecciones de lo que debe hacer para sobrevivir, y para forrarse, a su alumno, el pobre Ethan Hawke, todo a bordo de un Chevrolet Monte Carlo 1979


ÚNICO TESTIGO (1988), bailando en el granero

La escena más romántica de esta película tiene lugar en el interior de un granero, cuando Harrison Ford, escondido en una comunidad Amish, consigue seducir a Kelly McGillis para, al menos, bailar, al son del “Wonderful World”, de Louis Armstrong, que suena en la radio del desvencijado Volkswagen Squareback Sedán de 1971. Pero llega el suegro de la chica, viudad, y se carga la magia.


WAYNE’S WORLD (1992): Queen, ‘reina’ de las autopistas

El momento más delirante de esta histriónica película es cuando el elenco protagonista flipa, para no hacerlo, a bordo de un AMC Pacer del 76 a los sones de uno de los grandes himnos de la música rock, el “Bohemian Rhapsody” de Queen.


Y TU MAMÁ TAMBIÉN (2001): nido de amistad… y de ‘amor’

Maravillosa road-movie por el México profundo a bordo de un Dodge Dart de 1980 con una Maribel Verdú que quiere darlo todo en un momento muy ‘difícil’ de su vida junto a los pipiolos ‘gueys’ Diego Luna y Gael García Bernal.


Miguel Ángel Linares
Miguel Ángel Linares

Continuar leyendo
Clic para comentar

Escribe una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

publicidad libro WILLIAM & MIGUEL

Copyright ©2023 Los libros no muerden S.L.